Irrupción

Irrupción (o sobre lo pavoroso de la inspiración)

A mis queridos marineros

tempestad y salud

Bríos a ustedes

jinetes ardorosos

inundados de coñac

cuando la buenaventura

traiga vientos y tormentas

sigilosas y descomunales

Venga a ustedes

la rabia del océano

la furia indecible

del bien y del mal

Que los atropelle

el vigor colosal

invisible y fugaz

para que por un segundo

sean uno y repique

como un mensaje en clave

en el casco bautizado

melódico el centauro marino

alado y audaz

en su marcha fúnebre

primera

imprevisible

y final

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s